LA PIRINEOTERAPIA

Los Pirineos guardan el secreto de un método para recuperar el equilibrio

Los Pirineos guardan el secreto de un método para recuperar el equilibrio.

«Hace mal tiempo. No tengo ganas. Menudo cansancio». «Necesito respirar. Quiero ver el sol. Necesito vacaciones.»

En invierno, nuestro estado de ánimo es muchas veces el reflejo del cielo: gris y sombrío. La depresión está a la vuelta de la esquina.

Sin embargo, existe un remedio muy sencillo apto para todo el mundo. Se llama «Pirineoterapia».

¿QUÉ ES LA PIRINEOTERAPIA?

La Pirineoterapia consiste en hacer vacaciones reparadoras y nos aporta un sinfín de beneficios físicos y psicológicos. Sus principios activos son únicos y totalmente naturales. Funcionan en todo aquel que busque un poco de relax, reponer fuerzas y, obviamente, disfrutar.
¿Su particularidad? Este método solo se encuentra en los Pirineos. En ninguna otra parte. Nadie ha podido explicar aún por qué funciona. Sin embargo, contamos con el testimonio de aquellos que ya se han sumado a la Pirineoterapia y que se han calzado los esquíes para disfrutar de este tipo de vacaciones. Gracias a ellos, podemos conocer un poco más de cerca este misterio.

¿POR QUÉ TIENEN PODERES ESPECIALES LOS PIRINEOS?

Primera pista: la geografía. Se trata del lugar en sí: los Pirineos. Una cordillera montañosa cuyo nombre nos es muy familiar pero que, en realidad, desconocemos. La frontera natural entre Francia y España y nexo de unión entre el mar y el océano. Poco tienen en común estas montañas con la mayoría de sus «primas» europeas. Primero, porque son montañas altas, con poderío, orgullo y majestuosidad. La cordillera se extiende desde el Atlántico hasta el Mediterráneo, como un lienzo monumental, una obra de arte de la naturaleza.
DESCUBRIR MÁS
Descubrir mas

¿CUÁLES SON LOS PRINCIPIOS ACTIVOS DE LA PIRINEOTERAPIA?

Los 3 principios activos de la Pirineoterapia son los siguientes: belleza, serenidad y generosidad.  Cuando los días se acortan, los Pirineos ponen remedio al desasosiego invernal de muchos. Gente venida de todos los rincones del mundo, jóvenes y no tan jóvenes, esquiadores y no esquiadores, familias y gente sin hijos, prudentes, atrevidos y curiosos. Todos ellos, personas normales y corrientes con un punto en común: quieren encontrar la paz mental y corporal. Sin tratamientos, sin medicamentos, sin dietas, sin restricciones, sin arruinarse y, sobre todo, divirtiéndose. Un fin de semana basta para notar los primeros efectos. Claro que la terapia surtirá mayor efecto con más días y la duración recomendada es una semana, en especial, para disfrutar de la Pirineoterapia en familia. ¿Cuáles son sus efectos? Ante todo, hay que ser conscientes de que los efectos son muchos y que varían en función de la personalidad y las expectativas de cada uno: olvidarse del estrés, recuperar la serenidad, volver a disfrutar de la vida, sentirse joven de nuevo. Recuperar la sonrisa, tranquilizarse. La felicidad verdadera está muy cerca de ti. Solo hay un efecto secundario: las ganas de querer instalarse, algún día, en los Pirineos. Nada grave, es una reacción natural.